Supermarket?

 

pedregales

     Los Pedregales (Daimús-Spain)

 

bodega Amparo

Calle Turia (Valencia-Spain)

 

tienda derechos

Calle de los Derechos (Valencia-Spain)

 

Los hábitos de compra han variado mucho a lo largo de la Historia: al principio, el vendedor buscaba al comprador; era una venta ambulante. Más tarde, fue el comprador quien buscaba al vendedor.

El cambio, que en muchos sentidos significa el origen de la civilización urbana, se dio seguramente en Sumeria y Egipto. Pero al parecer fue en Grecia hace dos mil quinientos años donde se comenzó a regular el mercado, a poner orden en pesas y medidas, y a ajustar los precios de acuerdo con la calidad del producto.

Pericles dotó a Atenas de un gran mercado del trigo donde como novedad ubicó una serie de pequeñas tiendas para que fuera posible adquirirlo todo en un mismo sitio sin tener que andar de un lado para el otro en busca del vino, del pan, de la carne, del pescado y de las frutas. Era el primer mercado fijo.

La compra la hacían los hombres, ya que las mujeres tenían prohibido el acceso al recinto. Se acudía allí no solo para comprar, sino también para cambiar, especular, conocer noticias, medrar, etc.

Los griegos no inventaron el supermercado, pero dieron una idea de su fórmula concentrando las ventas en un lugar y haciendo un mercado fijo para que los precios bajaran ya que el comerciante ahorraba en transportes.

Hablar del famoso Foro de trajano en Roma, recinto de ladrillo de varios pisos: En la planta baja de aquel magno complejo, se vendían las verduras. En la planta siguiente, los vinos y aceites; y una más arriba, las especias. En la última planta, empleados del mercado administraban el trigo a los pobres. La carne se vendía en otro lugar, junto a templos, ya que en muchos casos provenía de los sacrificios ofrecidos a los dioses.

A finales del S XVIII y primeras decadas del S.XIX se experimentó una revolución en el mundo del comercio. En 1879 surgió en EEUU el primer supermercado moderno, los primeros grandes almacenes populares. Esta modalidad llegó a Europa hacia 1900 con poca acogida.

El genio de las ventas fue Michel Cullen que decía:

Nunca se ha vendido tanto a tantas personas en tan poco tiempo. Vender ya no depende del cliente, sino del precio; se puede hacer cambiar la idea al cliente para que se lleve lo que no pensaba llevarse y deje lo que había pensado comprar: lo mejor es que se lleve ambas cosas.

M. Cullen creó el primer supermercado de la Historia en el sentido moderno del término en 1920 en las afueras de la ciudad neoyorquina de Jamaica. Se hizo llamar King Kullen, en pocos años ya tenía 8 supermercados.

Al principio los clientes recorrían aquellos recintos comerciales gigantes con sus grandes cestas. Llevar aquel peso durante media hora era fatigoso por lo que a otro magnate dueño de una cadena de tiendas en Oklahoma, se le ocurrió acondicionar una simple cesta rígida y ponerle un par de ruedas.

El supermercado se abría camino.

Las supertiendas-monstruo estaban situadas donde nadie se hubiera imaginado: lejos de barrios ricos, en plenos barrios populares.
El término “super” lo usó por primera vez la cadena Albers Supermarkets.

¿Supermercado o hipermercado? Ambos términos aluden a lo mismo, no hay diferencias semánticas entre super- e hiper- sino d e origen lingüístico y ambas derivan del sánscrito ùpari: bastante, sobrado, más que suficiente, de sobra.

 

Notas extraídas de EL GRAN LIBRO DE LA HISTORIA DE LAS COSAS. Pancracio Celdrán Gomariz.

 

The Supermarket Stroller

Sâwata