Libros y humo

Greeting

Antonio

Funcionario, 5 años trabajando en la Biblioteca pública de su barrio.

 

Me afectó mucho una cosa: un señor que venía todas las semanas y se llevaba libros de Historia. Al cabo de dos semanas no apareció; vino un hombre y me dijo que su hermano había muerto. Siempre se llevaba libros de Historia de España, a veces se vislumbraba un poco la ideología, muy alejada de la mía, pero daba lo mismo, tenía un pronto agradable.

Un individuo inolvidable, dos semanas antes estaba aquí, comentamos cualquier cosa de libros de Historia y de respente, pun, deja de estar…

 

 

Si la Biblioteca no contuviera libros yo pondría plantas, macetas con árboles… de bonsais? no es que me haga mucha gracia; Además las pondría con el nombre, en que entorno están y qué es lo que les pasa a esas plantas. 

¿A qué huelen los libros Antonio?

A bosque y a humo.

Querido Antonio, si supieras cuántas tardes de sombra y de desilusión has logrado remontar con una sola de tus sonrisas y con tu personal amabilidad. Al principio me sorprendió, muy gratamente, que me llamaras por mi nombre, aún cuando utilizaras el del carnet de identidad ¡tan sólo mi padre me llama así! Este trato familiar me hace sentirme como en casa o como entre amigos.
En los tiempos que corren es extraordinario encontrar en un puesto de público tanta cordialidad e interés.
Fdo: Carmela
 

Fotografías: P. Záforas