¿POR QUÉ LIAMOS LA MADEJA?

Si recurrimos a la relación entre texto y tejido,

entre vida, muerte e hilo del destino,

entre el habla y el discurrir del hilo de la palabra,

o nos detenemos en la raíz etimológica que vincula el habla (fari)

con el hado (fatum: destino),

las hadas (fata)

y la infancia (infans: el que no habla),

¡la madeja está liada!

Desde remotas culturas, han arraigado estos arquetipos en el inconsciente colectivo

de la humanidad. Múltiples mitos y relatos simbolizan toda esta relación del hilo con

la palabra y su poder, así como del vínculo entre todas las cosas y los acontecimientos de la vida

Al hilo de todo ello, hemos querido jugar a hilvanar.

Y hemos tirado del hilo al ritmo -poético-,

de pespuntear la palabra.

Crear un poema es como hilar un tejido.

Una palabra te conduce a otra, un verso a otro verso…

Sensaciones y pensamientos se ensartan

como cuentas en un collar.

 

Caprichos literarios

EPIS

Home